Se habla mucho de números virtuales, pero ¿qué son?, ¿para qué sirven estos números?, ¿cuáles son las diferencias entre un número virtual y un número real? En este artículo lo analizaremos en detalle, para entender mucho mejor todo lo relacionado con estos términos.

Qué es un número de teléfono

Según la Wikipedia un número de teléfono es una secuencia de dígitos utilizada para identificar una línea telefónica dentro de una red telefónica conmutada (RTC). El número contiene la información necesaria para identificar el punto final de la llamada. Los números de teléfono pueden estar asignados a líneas que tienen conectados dispositivos distintos de un teléfono, tales como faxes y módems, aunque con las nuevas tecnologías cada vez se usan menos. Cada uno de esos puntos de terminación de red tienen que tener un número único en la red para poder realizar una llamada telefónica. En cualquier caso, una llamada telefónica siempre tendrá un punto de origen A y un número de destino B, permitiendo la devolución de la llamada y la identificación de quien la hace (puede no ser visible para el destinatario si es en modo oculto).

Cada país tiene un órgano regulador que define las reglas y el plan de numeración. Existen distintos tipos de números de teléfono, según la finalidad o unas características determinadas. Así en España está previsto que los números de uso común tengan 9 dígitos, empiecen por 6 o 7 y para líneas móviles, el 8 o 9 para fijos, etc. Hay que tener en cuenta que según el tipo de numeración el coste puede ser muy distinto, habiendo números de tarificación especial con elevado precio por minuto.

 

Que es un número virtual

Se habla de números virtuales cuando son números de teléfono no vinculados a una línea física, hablamos por tanto de una línea virtual. Para ello nos basamos en un servicio de voz IP (telefonía voip) donde la numeración telefónica queda alojada en la nube. Si realizamos una llamada a un destinatario con número virtual, desde una línea convencional, no percibiremos ninguna diferencia respecto a una numeración tradicional. Si el número virtual de España está asociado, por ejemplo , a un número 93 de Barcelona, la llamada podrá ser gratuita si el operador que emite la llamada ofrece tarifas planas a fijos españoles.

Alojar un número con un proveedor VoIP , ofrece muchas ventajas. Como por ejemplo enlazar el número virtual a una línea convencional en forma de desvío. La llamada será cursada y le llegará al destinatario, que además podrá fijar unas reglas horarias, una locución, etc. Incluso existen los números virtuales internacionales, podemos disponer de un número de Reino Unido para atender a nuestros clientes en inglés, así para los británicos sólo tendrán que hacer una llamada local, y sin coste para ellos.

Los números virtuales a menudo se utilizan en pequeñas empresas, o en empresas donde los empleados suelen trabajar fuera de la oficina (informáticos, instaladores, transportistas…), así pueden mantener su número fijo de la oficina y tenerlo desviado al móvil para atender a los clientes.  Los beneficios son  importante: podemos seguir atendiendo a los clientes,  prescindir de personal de oficina, posibilidad de personalizar disponibilidad horaria,  según preferencias o necesidades , buzón de voz enviado por email, etc.

La calidad de la llamada  es muy buena y todo funcionará exactamente igual que una línea tradicional. Un servicio de voz IP en condiciones ofrece una calidad equivalente a una RDSI (llamada por línea digital). A partir de aquí ya hay otras variables que pueden influir como , la calidad que ofrece el operador, los aparatos que se utilicen, la calidad de internet, etc.

Ahora hay dos cuestiones a plantear. Los tipos de numeraciones que se pueden virtualizar por un lado, y los servicios de telefonía que un número virtual se pueda disponer.

Numeraciones que se pueden virtualizar

En cuanto al tipo de numeraciones que se pueden virtualizar en España, técnicamente son todos. Actualmente, los operadores de telefonía disponen de sofisticadas plataformas donde los números están alojados y son capaces de enrutar las llamadas como convenga. No obstante, cada operador dispone de licencias específicas para operar con según qué servicios, y en general los operadores VoIP ofrecerán servicios de numeración geográfica. Se pueden virtualizar por tanto de los también llamados “números fijos”, donde cada provincia tiene sus propios prefijos (91 Madrid, 93 Barcelona, 96 Valencia, etc.).

Los números inteligentes, 90x también se pueden virtualizar, pues al fin y al cabo suelen tratarse como un número ficticio que redirige las llamadas a una línea tradicional. Lo mismo pasa con números de tarificación especial o Premium (803, 806, 807), que enlazan con un número tradicional, y el sobreprecio de la llamada lo paga quién llama a estos números.

En el caso de números de móvil la cosa suele ser más delicada. La normativa recoge que la numeración móvil solo se puede usar en servicios de telefonía con movilidad, por tanto no se puede poner en una centralita o línea IP. Deberá ser un operador de líneas móviles (OVM) quien gestione esos números como virtuales, activando desvíos hacia una línea de destino. 

Servicios de telefonía con números virtuales

Como hemos visto, un número virtual puede usarse como un simple desvío. De esta manera se pueden contratar números virtuales y recibir llamadas en las líneas fijas o móviles del cliente. Para disponer un servicio con desvíos se debe contratar una línea IP. Con la línea IP vamos a tener el número de teléfono con nuestro proveedor voip, y se configurará en forma de desvío, como solución más simple en la telefonía.

Ciertos operadores ofrecen este servicio de desvíos con funcionalidades avanzadas, disponiendo así de ilimitadas posibilidades. Basado en un servicio de centralita en la nube, sobre este número virtual se pueden configurar horarios, locuciones, menús, saltos, etc. Un servicio de este estilo, con desvíos hacia distintas líneas destino se llama oficina virtual, pues realmente no existen extensiones físicas, ni terminales ni centralita, teniendo todas estas configuraciones en la nube. La ventaja es que es fácilmente desplegable, sólo se requiere configurar el servicio y el usuario solamente deberá atender las llamadas que le lleguen a su línea o número destino. La desventaja de esta solución es que está pensado para recibir, y no para realizar llamadas. Cada usuario seguirá usando su propio teléfono fijo o móvil para llamar, no pasando por la centralita.

Esta opción es útil en empresas con alta rotación de personal o con personal externo, donde atienden llamadas para prestar un servicio. En esas llamadas no podrán transferir ni devolver, se quedarán con el mensaje y poco más.

Una opción intermedia es la centralita virtual con 1 extensión. Es el formato de secretaria-operadora, donde todas las llamadas son recibidas y atendidas por una persona, y luego pueden ser transferidas a los distintos destinatarios. Es el modelo de Business Center, donde las empresas y profesionales alquilados tienen cada una su teléfono propio, no ligado al número del Business Center.

Centralita virtual completa. La centralita virtual es la reina de la telefonía para empresas. Dispondrán siempre de un número virtual para recibir y realizar llamadas, y cada usuario tendrá su equipo o extensión para usar el servicio. La principal ventaja es que todos podrán compartir el mismo de número de cabecera, siendo un activo muy importante para la empresa. Los clientes conocen un único número y lo verán sea quien sea de los empleados que llame a los clientes. A la hora de llamar a la empresa se podrá configurar un menú de opciones, locuciones, horarios, etc. teniendo además la supervisión de las extensiones (saber quién habla, quien está ausente, etc).

¿Qué se necesita para tener un número virtual?

Tener un número virtual es muy simple. Únicamente hay que tener claro qué servicios se necesitan, teniendo en cuenta las opciones anteriores.

Nos haremos siempre estas preguntas antes de pedir presupuesto a un operador de telefonía IP:

  • ¿Necesitamos hacer llamadas o sólo recibir?
  • ¿Cuántas personas deberán recibir llamadas de ese número, una o varias?
  • Necesitamos funcionalidades para limitar los horarios, añadir locuciones, buzón de voz, etc?
  • ¿Qué volumen de llamadas hay previsto?

Hay que tener en cuenta que un número virtual basado en desvíos puede generar costes en cada llamada recibida, desviada hacia un destinatario. Un desvío en una llamada entrante no es más que una llamada saliente ligada a la primera llamada. Los operadores de telefonía tarifican por llamadas salientes, pero generalmente la gente desconoce qué volumen de llamadas recibe (minutos). Es por ello conveniente tener claro el volumen de llamadas emitidas y recibidas habitual.

número virtual

En resumen, si solamente vamos a recibir llamadas, activando desvíos a través de un operador IP es suficiente, los usuarios no requieren tener más que su propia línea de teléfono. Si nos decidimos por recibir y hacer llamadas deberemos habilitar un equipo compatible con la telefonía IP, que tanto puede ser un teléfono IP  como una aplicación (softphone) en PC o móvil.